22 julio 2024

El arte de celebrar el Huerto 

Una experiencia del huerto escolar tiene en sí misma una belleza estética propia y singular diferente de un centro a otro. Pero quizás el hecho de simbolizar la capacidad de personas y comunidades a veces anónimas para organizarse y mejorar desde el punto de vista socioambiental los lugares que habitan tiene sin duda un gran valor. Pone en valor la experiencia sensible y a las personas implicadas en investigadores así como creadores.

El valor del encuentro, del arte comunitario. No se ve de forma clara una jerarquía cultural, la co-autoría de la obra y en el potencial creativo de todos los sectores que participan en la creación y mantenimiento del huerto crean una identidad que va de la mano con los procesos artísticos. El arte comunitario se distingue por su naturaleza colaborativa que tiene sentido en una comunidad. Se transforma un espacio como parte del proceso educativo.

El huerto es un lugar de encuentro entre arte, ciencia, y entorno social. También es clave para superar el antropocentrismo. Se podría considerar algunas prácticas artísticas contemporáneas como vectores de empatía con los problemas ecológicos, potenciando así la conciencia ambiental. Un territorio comunitario, con carácter vivencial propio cargadito de la participación activa a través de procesos de creación, es sin duda una consideración a tener en cuenta dentro del mundo de las artes.

Surgen otras ideas estéticas en torno a los jardines como las del diseñador multidisciplinar y artista Martín Azúa, en una reflexión sobre la ornamentación natural. Dispone de unos jarrones para que la cerámica quede marcada por el paso del tiempo creando micropaisajes que evidencian el poder de la naturaleza para apropiarse de lo artificial. Seguro que encontramos unas cuantas manchas hermosas en nuestros huertos llenos de vida.

Otra artista, que unen el arte y la huerta, sería Elena Alonso. Al cuidado de las pequeñas sombras es una instalación específica realizada para la terraza del Museo Centro de Arte Dos de Mayo y que consiste en cuatro esculturas concebidas como refugio para murciélagos. Las estructuras están pensadas para convivir con el huerto en la terraza.

Otra idea más artesana, La Autotipia es un proceso fotográfico a base de extracto de plantas y vegetales. Al obtener el extracto, ya sea utilizando un mortero y pilón o licuadora, obtenemos lo que se conoce como una emulsión, es decir una sustancia fotosensible.

CEIP La Baia y del IES Santa Pola. Javier Torralba

Con ánimo de «recolectar» otras ideas pedagógicas y con la idea de unir nuestros huertos a otras áreas de interés hemos recolectado una lista de ideas que podrían ser útiles en nuestro hacer pedagógico.

Lecturas:

La generosa historia donde el jardín es protagonista junto Mary Lennox una niña de nueve años en El Jardín Secreto obra escrita por Frances Hodgson Burnett. Una obra preciosa que puede leerse en diferentes idiomas.

La inteligencia de las flores de Maurice Maeterlinck propone ideas sorprendentes, tales como afirmar que con seguridad se podría decir que las flores tienen ideas del mismo modo que los seres humanos. Evoca aquella con una profunda poesía, y la exhaustiva observación de la vida de las flores se ve desbordada por reflexiones en torno del universo, el infinito, la eternidad, los destinos humanos, los afectos que se agitan en el hombre, lo racional y lo irracional.

Hechos fascinantes entrelazados con inspiradoras historias sobre su importancia para las civilizaciones antiguas, el comercio, las creencias religiosas y paganas, el bienestar y los usos medicinales a lo largo de los tiempos. Con esta maravillosa lectura; La historia de las flores de los autores Noel Kingsbury y Charlotte Day. (ed. Blume)

Un pequeño recopilatorio de refranes relacionados con la agricultura y el clima. Los refranes representan la sabiduría popular anónima que se usa frecuentemente en el lenguaje conversacional para mantener los vínculos íntimos con la naturaleza.

Lograr grandes resultados con pequeños cambios. Una lectura dónde los niños son protagonistas. Cuentos para guardianes del planeta. Inspirador libro infantil sobre la protección del medio ambiente, la sostenibilidad y el cambio climático. De Polly Larsson. En diez motivadoras historias cortas en que lo importante pueden ser aquellas pequeñas acciones que hacemos cada día. O este otro cuento para contribuir con el imaginario del cuidado: Un árbol en la escuela de Antonio Sandoval (ed. Kalandraka) es una preciosa historia de cómo nos implicamos todos en el cuidado de nuestras plantas en un entorno escolar.

Escola Collserola. Desde Sant Cugat del Vallès, en Barcelona (Ariadna Bonet)

Materiales didácticos

Un material diseñado por Mayte Fornes, pone un juego de ideas tic vinculadas al huerto escolar.

Esta guía pretende ayudar en la mejora de los centros educativos a través de la creación de un jardín sostenible y educativo que implique la participación del alumnado y el resto de la comunidad educativa.

Y porqué no jugar con un diccionario. Colaboramos juntos, debatimos e investigamos en grupo. Cosechadas hay: Las 104 palabras más hermosas de la Naturaleza. Por ejemplo sembramos palabras, un lunes para ser cosechadas un viernes. Cómo sugiere nuestro compañero de Teacher’s Javier Torralba.

Aplicaciones útiles.

Huerto en Casa, una app digital que ayuda a las personas a ser jardineros exitosos y autosuficientes.

Maceto Huerto, con esta aplicación dispondrás de una herramienta útil cuando decidas plantar tus propias verduras en su terraza, balcón o cualquier otro lugar de tu casa en la ciudad.

Por si alguien tiene impresora 3d en su centro, qué te parece crear etiquetas para nombrar tus plantas favoritas.

La cocina está siempre del lado de la huerta. Esto implica un gran grado de creatividad además de la alegría que produce consumir los alimentos de nuestra huertas. Qué os parece un taller de conservas. Las culturas antiguas de todo el mundo tuvieron que aprovechar la naturaleza para obtener fuentes locales de alimentos.

En un jardín tenemos la posibilidad de sumergirnos en una despensa insospechada. La opción más obvia sería la de deleitarnos con las plantas hortícolas y dejarse llevar por los aromas, texturas y sabores de las hojas de los repollos, o los frutos de los tomates y guisantes, según nos cuenta Eduardo Barba. Sin olvidar mencionar su libro “Una flor en el asfalto” donde las mal llamadas “ malas hierbas” nos hablan de cómo viven y qué sienten.

Huerto de El Ardal. María Belén López.


En cualquier caso construimos uno o varios relatos juntos a través de un huerto.

Hablamos entonces en la escuela de una forma de arte que nos conecta y cuyo principal valor reside en la calidad de las relaciones humanas que promueve, reconoce y celebra. Según nos cuenta el Doctor en Bellas Artes y artista visual Javier Abad Molina.

¿Qué os parecería sembrar nuestras propias palabras como aquellos deseos para la mejora de nuestro planeta? Sembrando literalmente las ilusiones, creando jardines hortícolas para celebrar la Vida en esos territorios para la infancia. Envía tus ideas, diseños o fotografías dónde el arte y el huerto vayan de la mano, a arteclimatico@gmail.com

Nada tan sugerente como crear un huerto hidropónico.
¡Comparte!

Janet Val Tribouillier

Maestra, a veces poeta y otras nube, Entre el arte y lo verde, mi corazón camina fino. Estoy donde la imaginación crece, sembrando esperanzas.

Ver todas las entradas de Janet Val Tribouillier →

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.