16 octubre 2021

La contaminación acústica, CEIP Vicente Otero Valcárcel (Carral)

Este curso 2020-2021, el PDI del CEIP Vicente Otero Valcárcel – Carral (A Coruña) ha sido : “Carral sostible: 9 meses, 9 causas” (“Carral sostenible: 9 meses, 9 causas). Desde el aula de 6ºA de EP trabajaron la temática de la contaminación acústica involucrando a agentes externos, a las familias y por supuesto, al propio alumnado. Nos lo cuenta su tutor, nuestro compañero Sergio García (@esenciadeaprender en IG).

Iniciaron el trabajo investigando sobre la historia del sonido y los efectos de la Contaminación Acústica sobre el entorno en el que se produce.

Luego, decidieron hacer una encuesta a las familias para valorar el grado de Contaminación Acústica (en adelante CA) presente en el pueblo de la provincia de A Coruña. Los datos obtenidos se recogieron en gráficas de barras y en diagramas de sectores.

Además, pensaron que sería necesario actuar y reducir el nivel de ruido en el aula. Para lograrlo, se pusieron en contacto con Decathlon Santiago, que les facilitó pelotas de tenis que el alumnado preparó para insonorizar su espacio en el aula. El antes y el después fue muy notorio.

El trabajo no se quedó ahí y decidieron abordar 3 dimensiones distintas a las que denominaron: writers,
makers y gamers.
Los writers crearon un cómic en PIXTON con sus propios avatares (los 19 niños y niñas aparecían en los cómics) y la temática de los mismos era la propia CA. Además, en Scratch (materia de libre configuración del centro que tienen en 6º de EP) crearon un cuento sobre la CA para el que diseñaron sus propios personajes y escenarios; ese mismo cuento también lo grabaron en la radio del cole (Radio Pingüi – Radio na Biblio).

Los gamers hicieron un juego de mesa para el Escornabot en el que tenían una serie de sonidos en el tablero y un mazo de cartas con los emisores de dichos sonidos. El juego consistía en que cada jugador debía hacer corresponder todas sus cartas con los sonidos antes que sus rivales; algunas de las cartas eran comodines. También realizaron un juego en Scratch con el sensor de vídeo en el que tenían que tocar los objetos que emitían algún sonido/ruido.

Los makers crearon un semáforo de sonido para medir la intensidad del mismo en Scratch y programaron
dos robots (Mbot Ranger y Microbit) para visualizar a través de las Led de la intensidad del sonido.


Todo esto, junto con los trabajos de las demás aulas del centro que abordaron otras problemáticas y temáticas medioambientales, se pudieron ver en el local de la juventud del municipio coruñés de Carral durante los últimos días de curso.

Fueron meses de trabajo, involucrando a bastantes personas pero con un fin común: valorar la importancia
de una vida sin ruidos, como una vida mejor.

¡Comparte!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.